Archivo de la categoría: OPINIÓN

Alejandro Valverde, la polivalencia del ciclista

Estamos ante el que bajo mi punto de vista es el corredor más completo que se encuentra en activo. Puede ganar prácticamente en todos los terrenos y así lo lleva demostrando desde sus inicios.

Nació en el seno de una familia ciclista, en la que tanto su padre como su hermano mayor han sido corredores amateurs, siendo Alejandro el tercero de tres hermanos. A los nueve años se decantó por la práctica de este maravilloso deporte de la mano del Puente Tocinos con el cual comenzó a acumular un gran número de victorias, siendo apodado como “El Imbatido”. Así se originaba el principio de una leyenda.

Alejandro Valverde, el corredor más completo del pelotón internacional

Alejandro Valverde, el corredor más completo del pelotón internacional

Antes de dar el salto a profesionales alcanzó numerosos triunfos tanto en ruta como en pista. En su etapa como cadete y juvenil estuvo bajo la batuta de Manuel López, que fue ha sido muy importante en su progresión. Se marchó al equipo amateur de Kelme, con previo paso por el Banesto Navarra. En 2002 se unía al equipo profesional Kelme-Costa Blanca con el cual alcanzaría el podio de la Vuelta a España con tan sólo 23 años. Unas semanas más tarde se colgaría la medalla de plata en el Mundial de fondo en carretera que tuvo lugar en Canadá. Seguramente en aquella época muchos aficionados serían conscientes de que este chico podría marcar una época dorada en el ciclismo.

Alejandro Valverde (Tour 2005)

Su primer triunfo de etapa en el Tour de Francia

Un gran 2004 le permitió fichar al año siguiente por el conjunto Illes Balears-Caisse d’Espargne. La escuadra navarra confió en él para llevarle al Tour de Francia, donde impresionó a los grandes favoritos a la victoria final. La gran razón de mi afición al ciclismo llegó cuando le vi vencer a los mejores de la ronda gala en la estación de esquí de Courchevel. Ese día quedará grabado en mi memoria y en la de un gran número de seguidores del murciano. Dejó atrás en los últimos metros a Michael Rasmussen, a su compañero Francisco Mancebo, y en la recta final superó a Lance Armstrong. Era la consagración perfecta para un corredor que demostró que podría estar a la altura de los mejores a sus 25 primaveras. Nuevamente se apuntó la medalla de plata en el campeonato del mundo, pero esta vez en Madrid. ¡Lo mejor estaba por llegar!

Llegaría 2006, un año para enmarcar en su historia. Escribió en su palmarés Flecha Valona y la Lieja-Bastogne-Lieja. Lamentablemente en el Tour se fracturó la clavícula derecha y no pudo ayudar a Óscar Pereiro todo lo que le hubiera gustado, pero eso no le impidió seguir con la tradición de continuar sumando medallas en los mundiales. Al finalizar la temporada fue premiado con la Clasificación individual UCI Pro Tour.

Su punta de velocidad y sus grandes dotes de escalador le han permitido agrandar su abarrotado palmarés, uno de los mejores de la historia del ciclismo. Quizás desde el comienzo del dominio de Alberto Contador su nombre dejó de aparecer entre los máximos favoritos para conquistar las grandes vueltas por etapas. En alguna ocasión se le ha comparado con el mítico Eddy Merchx, que avasallaba las clásicas. Sin embargo, el murciano decidió sacrificar su calendario clasicómano para llegar más fresco a la Vuelta a España de 2009, donde lució el ya modificado jersey oro en Madrid, que le proclamaba como vencedor de la carrera. En aquella edición contó con el apoyo del carismático Joaquim Rodríguez, el cual decidió separar sus caminos al finalizar el curso para ver hasta donde podían llegar por separado. Esa decisión ha sido clave para darnos cuenta de que Purito es un ciclista que puede pelear con los mejores para hacer historia, fruto de ello fue la magnífica vuelta que nos brindaron junto al de Pinto.

Volviendo con Balaverde, es cierto que la ambición que siempre ha transmitido le ha provocado gastar más energías de las necesarias durante la primera semana de alguna edición de la ronda gala, en la que buscaba alzarse con algún triunfo en las llegadas masivas. Quería vencer a los sprinters en el llano y a los escaladores en la alta montaña, algo que le ha hecho único. Pocos corredores pueden presumir de cosechar infinitos triunfos en todos los terrenos. Parecía que la lucha contra el crono era uno de sus puntos de mejora, pero cuando le vimos enfundarse el maillot de campeón de España se podría decir que ya lo habíamos visto todo.

Domina todos los terrenos del ciclismo

Domina todos los terrenos del ciclismo

Cuando su carrera marchaba sobre ruedas, nunca mejor dicho, una sanción de 18 meses le privó de seguir creciendo. Regresó a comienzos de 2012 con el Movistar Team, siendo fiel a sus colores. La Vuelta de ese año será recordada como una de las mejores de la historia, en la que tres españoles se disputaron el triunfo final.

Con el paso de los años ha sabido regular sus esfuerzos y mejorar en su inquietud cuando se ha visto con piernas para romper la carrera desde lejos. Recuerdo que en la Vuelta de 2009 le dio un pequeño bajón en la Pandera que supo administrar con calma hasta recomponerse y no ceder un tiempo que le hubiera hecho perder las opciones de apuntarse la mejor carrera que se disputa en España.

En la actualidad sigue cosechando clásicas y todo apunta a que será el gregario de lujo que necesitará el joven Nairo Quintana que va como loco al Tour de Francia. El colombiano ya sabe lo que es ganar el Giro y subirse al podio de la competición gala, el cual pudo acariciar Alejandro la temporada pasada. El completísimo corredor murciano sigue estando considerado a sus 35 años como uno de los mejores ciclistas de la historia, su palmarés habla por sí solo.


Su palmarés:

  • Mundiales de fondo en carretera: plata en 2003, 2005 y bronce en 2006, 2012, 2013 y 2014.
  • Generales finales: Challengue Mallorca (2003, 2005, 2015), Vuelta a la Comunidad Valenciana (2004, 2007), Vuelta a Murcia (2004, 2007, 2008, 2014), Dauphiné Liberé (2008, 2009), Vuelta a España (2009), Vuelta a Burgos (2009), Volta Catalunya (2009), Tour de Romandía (2010), Tour Mediterráneo (2010), Vuelta a Andalucía (2012, 2013, 2014).
  • Clásicas ganadas: Primavera de Amorebieta (2003, 2004, 2009), Flecha Valona (2006, 2014, 2015), Lieja-Bastogne-Lieja (2006, 2008, 2015), San Sebastián (2008, 2014), París-Camembert (2008), Criterium de Roosendaal (2012), Trofeo Serra de Tramuntana (2013), G.P Miguel Indurain (2014), Roma Máxima (2014).
  • Victorias de etapa en la Vuelta a España: 2003 (2), 2004 (1), 2007 (1) 2012 (3), 2014 (2).
  • Victorias de etapa en el Tour de Francia: 2005 (1), 2008 (2), 2012 (1).
  • Triunfos de etapa en carreras de menor duración a Giro, Tour y Vuelta: 5 en 2003, 10 en 2004, 5 en 2005, 4 en 2006, 3 en 2007, 3 en 2008, 3 en 2009, 3 en 2010, 3 en 2012, 2 en 2013, 3 en 2014, 3 en 2015.
  • Presencias en el podio de la Vuelta: primero en 2009, segundo en 2006 y 2012, tercero en 2003, 2013 y 2014.
  • Campeón de España: 2008 (ruta), 2014 (contrarreloj).
  • Clasificación individual UCI Pro Tour: 2006, 2008.
  • Clasificación individual UCI World Ranking: 2014.

Autor: Uiso Crespo (@Uiso10).

Anuncios

Mikel Landa, el escalador que marcará el futuro

Euskadi junto a Flandes son las mayores cunas del ciclismo internacional, en las cuales siempre ha habido mucha tradición por el apasionante deporte. Murgia vio crecer a un niño que se crió en las montañas, utilizando la bicicleta como medio de transporte para reunirse con sus amigos que se alojaban en diferentes municipios. Así fue como Mikel Landa comenzó a utilizar el medio con el cual ahora está demostrando el porqué de sus dotes como escalador. Probó el fútbol y la pelota vasca, pero fue a sus 13 años cuando se integró en las filas del Club Ciclista Zuyano para iniciarse en el ciclismo.

Murgia es una localidad donde muchos de sus habitantes van en bici, e incluso los más pequeños. Esa sensación es la que perciben sus turistas cuando van a visitar el pueblo que pertenece a la provincia de Álava, muy cercano al Parque Natural de Gorbeia, donde su padre es guarda forestal.

El Orbea confió en él para dar el salto a profesionales antes de pasar a formar parte de la estructura del desaparecido Euskaltel Euskadi. Recuerdo la etapa en la que se impuso en la Vuelta a Burgos, en una subida con corredores de un altísimo nivel a su alrededor. Demostró un desparpajo que le hizo ganarse un nombre en el pelotón internacional, con una leyenda todavía por pulir. Su primera victoria como profesional, en una carrera donde acuden ciclistas a prepararse para la Vuelta a España. ¡Increíble!

Mikel Landa, el futuro en sus piernas

Mikel Landa, el futuro en sus piernas

Cuatro años más tarde, ya en las filas del conjunto Astana demostraría al mundo que está al nivel de los mejores. Sin embargo, su presencia en la salida era de grandes garantías para su líder, Fabio Aru. El italiano que se subió al podio en la pasada edición y conquistó dos etapas en la Vuelta, era el elegido para destronar a Contador de su reinado en las grandes. A esta nómina de corredores se unían Richie Porte y Rigoberto Urán. Nadie contaba con el vasco.

La formación kazaja alineó a un equipo hecho por y para ganar, demostrando desde el primer momento el potencial de sus corredores. Alberto por su parte contaba con compañeros con experiencia para el llano y la colocación previa para las grandes subidas pero que a las primeras de cambio se quedaban cortados. Sin embargo, dada la superioridad del ciclista de Pinto era evidente que quería dominar la carrera de inicio a fin. ¡Ha venido a este mundo para ganar! Cuando todo pintaba de perlas para él sufrió una caída, posterior a la teórica luxación de hombro, que provocó que Aru le birlase la maglia rosa. Al día siguiente la ronda italiana presentaba una larga contrareloj que contempló un claro golpe sobre la mesa del dominador de las últimas grandes vueltas por etapas.

El madrileño desde ese momento decidió que vista su evidente superioridad tenía que desgastar a sus rivales mentalmente y físicamente, pero entonces comenzó a sobresalir la figura de un Mikel Landa que demostraría ser el único capaz de estar a su altura. Quizás el hecho de no tener la presión de ser el jefe de filas le permitió ir más tranquilo a la cita y poder responder muy por encima de las expectativas generadas tras la primera semana. La realidad es que estamos ante el ciclista que dará relevo a los Reyes Magos españoles. Contador al percatarse del estado de forma del escalador con pasado en el Euskaltel supo que era la rueda a vigilar.

Steven Kruijswijk, Yury Trofimov, Ryder Hesjedal, Andrey Amador, Leopold Konig… Los hombres que luchaban por hacerse un hueco en este Giro 2015, junto a los dos de Astana y el pinteño. Muchas batallas nos han ofrecido en esta inolvidable edición, que será recordada por mucho tiempo. No recuerdo un día en el que teniendo montaña de por medio la etapa haya sido “tranquila”. ¡Parpadear no estaba permitido! Richie Porte y Rigoberto Urán se bajaron de esta lista por diferentes motivos, el australiano tuvo que abandonar y el colombiano tuvo problemas respiratorios que le ausentaron de la pelea en algunas etapas.

Dos españoles, un vasco de Álava y un madrileño de Pinto soñando con ser míticos luchaban por demostrar quién de los dos era más Pantani que el otro. El de Pinto se emocionaba al ver cuando todavía era un niño las hazañas del italiano y quería ser como él. El vasco ponía su juventud sobre el asfalto tratando de escalar como él lo hacía. Cuando el ruso Yury Trofimov apareció en la batalla se escapó pero un Landa con todo un mundo por recorrer salió a por él y nadie fue capaz de seguirle. Venció en la cima del Pirata. Un gran estreno para un joven de 25 años con un tremendo futuro por delante.

Alberto Contador, en un día para la historia del deporte

Alberto Contador, en un día para la historia del deporte

Uno de los momentos más recordados por todos será sin lugar a dudas cuando el pistolero pinchó y tuvo que marcarse una cronoescalada al alcance de los elegidos para llegar a la rueda de los Astana que tiraron para aprovechar la oportunidad… Probablemente sea el mejor momento de su carrera.

“Esto quedará para la memoria, para el recuerdo. Fue un desafío de los que me hacen sentirme orgulloso”

Un ejemplo de un campeón que sólo quiere ganar a lo grande. El desgaste en la persecución le pasó factura en el tramo final y no pudo seguir a un Landa que escribiría su nombre en la historia de la ronda italiana imponiéndose en la etapa reina. Su segundo triunfo en una grande y en un día para enmarcar en el ciclismo español. ¡A lo grande!

Dos días más tarde se repitió una situación similar pero a la inversa, fue Landa el que sufrió la caída y Alberto el que aceleró la carrera para marcharse en solitario, encontrándose con Ryder Hesjedal y Villella. El de Murgia se centró en asegurar el podio dando por perdido el triunfo final en la general. ¿Quién le hubiera dicho que podría estar a estas alturas de carrera planteándose esta situación?

Quedaban las etapas del viernes y la del sábado para que sucediese algo trascendental en la competición. Un enérgico Aru se marchó y nadie fue tras su rueda, debido a que Alberto tenía claro que el único escalador que estaba a su altura era Mikel. Así fue, se marchó y conquistó dos triunfos de etapa que le saben a gloria añadiendo su segundo puesto en la general final. El sábado Landa dejó sentado a su máximo rival y quiso marcharse a la heroica pero le faltaron fuerzas para rematar a un Contador que cedía terreno con respecto a los demás favoritos. El madrileño alcanzó la gloria al salvar la última subida, y ya cuenta con tres giros en sus piernas. Ha participado en seis ocasiones entre Giro y Vuelta, y casualmente ha sido el vencedor en las seis ediciones.

Fabio Aru ha mostrado su consolidación en las grandes vueltas tras su gran rendimiento en el pasado Giro y en la Vuelta donde conquistó dos etapas.

No nos olvidamos de un Andrey Amador que ha logrado resistir en las plazas de honor finalizando en un meritorio cuarto lugar. La contrareloj le benefició, más que a ninguno, con el permiso de Alberto.

Mikel Landa, venciendo en la etapa reina del Giro

Mikel Landa, venciendo en la etapa reina del Giro

Mikel Landa, por su parte, es la gran esperanza del ciclismo español. Uno de los pocos corredores de la historia capaz de seguirle la estela en la alta montaña al gran apasionado a los animales. Ha salido muy reforzado de la carrera y debe valorar muy positivamente su participación. Siempre quedará el ¿y si hubiera partido como líder del Astana? Seguramente nunca lo sabremos pero lo que está claro es que podremos disfrutar en futuras pruebas de sus dotes de escalador y ¡quién sabe si algún día podrá subirse a lo más alto en una grande!

Autor: Uiso Crespo (@Uiso10)

Contador, a la heroica, persigue una nueva gesta

Ayer, Alberto Contador sufrió una aparatosa caída en la 6ª  etapa del Giro de Italia que le provocó una luxación de hombro, además de un fuerte golpe en la rodilla. Hoy tomará la salida para defender el maillot rosa que le acredita como líder, y recorrerá los 264 kilómetros de la etapa más larga de esta edición del Giro de Italia.

Tras una luxación de hombro, una persona de a pie debe guardar 15 días de inmovilización para, posteriormente, comenzar un trabajo de rehabilitación. Tras estas dos semanas de reposo, el acartonamiento es tal que que ni tan siquiera es posible despegar brazo y antebrazo del tronco sin sufrir terribles dolores.

CFCMTWBWIAAi7Fd

Alberto Contador, en el control de firmas previo a la salida de la etapa de hoy.

No es una lesión grave, sí muy dolorosa. No obstante, si no se recupera siguiendo unas pautas específicas, se puede reincidir con mucha facilidad. Contador se va a saltar todos estos pasos. No podrá “infiltrarse” para disminuir el sufrimiento, ya que es algo ilegítimo dentro de la normativa impuesta por la UCI.

Pero el mayor problema del de Pinto no será el daño físico, que también. Estar dentro de un pelotón profesional sabiendo que en cualquier montonera o caída puedes besar el suelo debe ser muy complicado. Porque si vuelve a caerse para el mismo lado, lo más fácil es que se repita dicha luxación. Y correr con eso en la mente es algo solo apto para superhombres.

El coraje de Contador está más que probado, aunque será un milagro si termina el Giro. Si lo disputa o lo gana, habrá que añadir al diccionario de la RAE el término Contador como sinónimo de hazaña. Lo que pretende el pinteño no es para menos.

Autor: @jfpersonalcases

Larga vida a los Reyes Magos

Alberto Contador, Joaquim “Purito Rodríguez” y Alejandro Valverde son los tres ciclistas más destacados del pelotón español. Los éxitos del trío son innumerables, siendo vigentes campeones de Vuelta a España, País Vasco o Lieja Bastogne Lieja entre otros y aspirantes a muchos triunfos en esta temporada 2015. Pero el futuro del ciclismo español no parece ser tan dulce como el presente.

Tal vez, ¿la alargada y exitosa carrera de “Los Reyes Magos” esconde el verdadero estado del ciclismo español? Menos equipos, menos carreras y cantera low cost. Esa es la realidad. Por lo que el devenir de las dos ruedas en España está más que en entredicho.

Featured image

Ojalá los Carlos Barbero (Caja Rural), Juanjo Lobato, Beñat Intxausti, Jesús Herrada (Movistar), o Imanol Estévez (Murias Taldea), o algunos otros que me dejo en el tintero dejen este debate en el olvido. Que lo ridiculicen si es necesario. Pero las expectativas, a día de hoy, no apuntan a ello.

Bien es cierto que comparar generaciones venideras con la de Contador (32 años), Valverde (35) y Purito (35) sería un tanto injusto. Es una situación extraordinaria y muy difícil de repetirse. Estos tres lo mismo copan grandes vueltas que clásicas, o se disputan un mundial entre ellos. Y es que después de estos ases del pedal solo se aprecia el abismo.

Siendo pesimistas, uno echa la vista atrás y recuerda, no sin añoranza, a extintos equipos como el Kelme o Euskaltel, donde muchos jóvenes veían una oportunidad. Pero también hay que ser justos y agradecer el esfuerzo de modestos equipos que luchan con humildad por este deporte, como Caja Rural, el Burgos BH o el recién nacido Murias Taldea, que recoge el testigo de Euskaltel en el País Vasco. Tal vez sea la primera piedra del un equipo que hará historia. Solo nos queda creer.

Pero el futuro está por llegar. Y el presente es el ahora. Y en ese ahora aparece un Contador que quiere ganar Giro de Italia y Tour de Francia, un Tour hecho a la media de Purito Rodríguez. Y qué decir de Alejandro Valverde, que ya ha ganado en la Challenge de Mallorca, en la Volta a Cataluña tres etapas, y las clásicas Flecha Valona y Lieja Bastogne Lieja. El murciano arropará a Nairo Quintana en Francia y se guardará alguna de sus balas para la Vuelta España.

Vibremos con el presente, y apoyemos el futuro. Creo que es lo mejor que podemos hacer. Porque si por algo destacan los Reyes Magos, es por su magia. Y en el año 2015 los Reyes Magos no van en camello, van en bicicleta. Disfrutemos.

Autor: José Fco. Personal Cases. @jfpersoanlcases

El Pipa, primer español que subió al cajón en la historia del Tour de Francia

Bernardo Ruiz Navarrete, apodado El Pipa por su manía de chuparse el dedo, fue el primer ciclista español que hizo podio en París en la mítica carrera creada por un periodista francés del diario L´Equipe en 1903. Corría el año 1952, y el ganador fue “Il campionissimo”, Fausto Coppi. Bernardo hizo tercero, por delante de nombres tan ilustres como Gino Bartali o Jean Robic.

Nacido en la localidad alicantina de Orihuela el 8 de enero de 1925, a Bernardo le tocó crecer durante los duros años de la Guerra Civil española. Una batalla que transcurrió entre 1936 y 1939, y si algo caracterizó al fin de la contienda fue el larguísimo y difícil periodo de posguerra, dos décadas en las que el hambre, la miseria y la represión eran lo único abundante en el territorio nacional. Otro ilustre oriolano fue devorado por la citada posguerra, preso en una cárcel de Alicante y abandonado a su suerte, el poeta Miguel Hernández, nacido quince años antes que Bernardo y fallecido en 1942 con 31 años.

El Pipa, de familia humilde, pronto tuvo que trabajar en el campo repartiendo frutas y verduras. Con una bicicleta que pasaba los veinte kilos de peso transportaba los productos de la huerta oriolana, y un día el vecino Juan Iborra, dueño de un taller de bicicletas, se fijó en sus cualidades y le cedió otra bici mejor para que empezara a correr. Y así, en carreras de distintos pueblos donde con solo acudir podías participar, el ciclista de Orihuela empezó a competir. Y a ganar.

Los triunfos fueron adquiriendo relevancia, y su hermano Tomás le regaló una cabra mejor: así venció en la Vuelta a Valencia 1944 y 1945, y en la prestigiosa Volta a Cataluña del mismo año, a la que llegó gracias a una colecta de los vecinos de su pueblo, además de correr sin equipo. También se alzó con el Campeonato de España en ruta de 1946 y 1958, la Vuelta a Burgos de 1947, Vuelta a Asturias 1949 y 1954 y la Clásica de Puertos en 1950 y 1951, además de triunfos de etapa en Tour, Vuelta y Giro (primer español que lo consiguió) entre otras victorias.

Su victoria más importante fue La Vuelta a España de 1948 donde El Pipa ganó el premio de la montaña, tres etapas y la general. Un triunfo con la grandeza de los campeones, tal es así que el Tour de Francia llamó a su puerta. Tras once años sin representación española en el Tour, el régimen franquista en su idea de externacionalizar el país envió un equipo nacional al Tour en 1949, donde ninguno de los seis componentes pudieron acabar, pero fue ahí cuando El Pipa conoció la carrera más dura.

Featured image

Tras no acudir en 1950, al año siguiente se alzó con dos etapas, entre Clermont-Ferrand y Brive-la-Gaillarde; y Briançon y Aix-les-Bainsun, además de un meritorio noveno puesto. El Tour de 1952 quedó marcado en rojo en su calendario y así acudió con la idea de ganarlo. Pero se topó con excelente Fausto Coppi, que tras su decepcionante Tour de 1951 (décimo en la clasificación general tras Bernardo) por segunda vez ganaba Giro de Italia y Tour de Francia en la misma temporada.

El Tour de 1952 pasó a la historia como el primero en el que se subieron los hoy míticos Alpe D´Huez y Puy de Dôme, además de ser el Tour en el que apareció la televisión mostrando imágenes de etapa cada día en modo diferido. También fue el Tour de la fotografía más conocida en la historia del ciclismo, la que hoy en día aún crea polémica en Italia por la división entre los partidarios de Bartali y los de Coppi. Pero para España supuso mucho más. Fue la primera gran piedra de lo que llegaría después, el triunfo de Bahamontes en 1959.

Featured image

Pero volviendo a 1952, el campeón italiano Fausto Coppi no dejó opción a sus rivales. El Pipa quedó a 34 minutos y el segundo a 28, el belga Stan Ockers. Una exhibición en la cima de Alpe D´Huez por parte de Coppi dejó sentenciada la carrera. En la penúltima etapa, una contrareloj de 63 kilómetros, fue donde Bernardo Ruiz cimentó su podio.

Bernardo se retiró en 1958 cansado de la dureza del ciclismo, de estar mucho tiempo fuera de casa, apartado de su familia y de su querida Orihuela. Más tarde volvió como director deportivo, donde consiguió otro triunfo con el Faema, la Vuelta a España de 1961 ganada por su pupilo Angelino Soler. Pero lo dejó rápido, apenas cuatro años, por el mismo motivo que le había hecho bajar de la bicicleta.

Tal vez Bernardo Ruiz no tenga el reconocimiento que merece. Él no suele aparecer en listas de grandes ciclistas españoles como Bahamontes, Luis Ocaña, Pedro Delgado, Miguel Induráin, Óscar Freire o Alberto Contador, pero existen unos ciclistas que por sus gestas bien merecen grabar su nombre con letras de oro en la historia del ciclismo español, los Mariano Cañardo, Julio Jiménez, José Manuel Fuente, Samuel Sánchez, Joseba Beloki o Alejandro Valverde y Purito Rodríguez en la actualidad. Porque al ciclista se le recuerda por sus triunfos y su palmarés, pero más aún por la épica. Y épica fue la hazaña de un chico de Orihuela al que llamaban “El Pipa”.

Autor: José Francisco Personal Cases. @jfpersonalcases

Nairo no se pone límites

Tras la finalización del Tour de San Luis, en el que Nairo Quintana reaparecía tras su aparatosa caída en la Vuelta Ciclista a España 2014, ocupando el tercer puesto en la general,  el colombiano ha sorprendido a todos con unas declaraciones que, aunque entre sonrisas, han despertado cierta expectación y algo de polémica en las redes sociales.

“Creo que Merckx e Hinault no me ganarían”

Y parece que la ambición del líder del movistar, para este 2015, no tiene límite y más allá de marcarse como objetivo el apasionante Tour de Francia 2015, también se marca como reto de futuro correr las tres grandes el mismo año.

“No sé si es posible o no ganar las tres, pero lo primero es ganar el Tour, y cuando lo consiga igual lo intento. Para ello haría falta prepararse tanto física como mentalmente y planificar el año muy bien para llegar en condiciones”.

La humildad con la que Quintana subió al pódium del Tour 2013 parece que se va desvaneciendo y aunque calidad y garra no le falta, ya se sabe que en el deporte, como en otras facetas de la vida, hay que cuidar mucho la arrogancia y la ambición desmedida, más cuando uno se compara a grandes como Merckx e Hinault. Tal vez  su inexperiencia le haya jugado una mala pasada en sus declaraciones. El tiempo dictará sentencia.

Autor: David Sánchez (@Sanchez_Saez)

Contador y 2015, un cóctel con aroma a olimpo ciclista

Su nombre ya se encuentra grabado con letras de oro entre los dioses del ciclismo. Los franceses Jacques Anquetil y Bernard Hinault; los italianos Felice Gimondi y Vincenzo Nibali; y el rey de reyes, el belga Eddy Merckx, junto con Alberto Contador, son los únicos que han sido capaces de ganar las tres grandes: Vuelta a España, Giro de Italia y Tour de Francia.

Pero el de Pinto quiere más. En una entrevista concedida a Carlos Arribas en El País, el ciclista de 32 años ha dejado claro su intención de intentar ganar la ronda italiana y la francesa: “hacer Giro y Tour con apenas un mes de diferencia es un reto que mucha gente cree imposible, y eso me extramotiva”. Y no cierra puertas a correr las tres grandes: “no lo descarto, pero vamos a empezar con un doblete”.

Por un lado, el pinteño dice que no busca hacer historia, sino ganar carreras. Pero en sus declaraciones puede entreverse su sed, sus ganas de establecerse en la memoria de la épica ciclista: “ganar una grande al año no cambia mucho mi palmarés”. Ya hizo doblete Giro-Vuelta en 2008, pero con el grado de madurez que atesora, y una vez pasado página del asunto clembluterol, todo hace indicar que El pistolero se presentará en la temporada 2015 con un buen número de balas.

Featured image

A pesar de lo bonita que suena esta posible gesta, la realidad es que la dificultad es extrema. Solo citar el nombre de los que se prevé serán sus rivales en el Tour basta para entender ante qué tipo de objetivo se enfrenta Contador: Nairo Quintana, ganador del Giro 2014; Chris Froome, vencedor del Tour de Francia 2013; y Vincenzo Nibali, vencedor de Vuelta 2010, Giro 2013 y Tour 2014.

Eso sin contar al segundo escalón, ¿quién puede descartar a Fabio Aru, Purito Rodríguez, o Alejandro Valverde? Máxime teniendo en cuenta el recorrido montañoso que presentará el Tour 2015. Un buen escalador en un estado de forma óptimo y con la suerte necesaria en los momentos clave puede dar grandes sorpresas en la próxima ronda gala.

Pero Alberto, sueña. Y si sueña, cree. Y si cree, puede. Esta será su décimo segunda temporada como profesional. Como doce fueron los trabajos que tuvo que superar Hércules, hijo del dios Zeus y Alcmena, reina mortal.

Y ahí quiere llegar Contador. Al olimpo de las gestas, al de los triunfos imposibles, al que penetra en la memoria del aficionado, por encima de un extenso palmarés, al ciclismo de leyenda en definitiva, donde están Fausto Coppi, Gino Bartali, Miguel Induráin, Louison Bobet o Marco Pantani. Se presenta una temporada apasionante. Una temporada mitológica.

José Francisco Personal Cases (@jfpersonalcases)

Tour 2015: Un recorrido polémico

Hace apenas un mes que se presentaba en París el recorrido de la próxima edición del Tour de Francia. Sabido era que la ronda gala partiría de la ciudad holandesa de Utrecht y que, siguiendo la lógica alternancia, los Pirineos se ascenderían antes que los Alpes. ASO, la sociedad organizadora del Tour de Francia, nos tiene acostumbrados a recorridos poco dados a la sorpresa. Un esquema tradicional y repetido, año tras año, introduciéndose alguna ligera novedad, como contrarrelojes por equipos, cronoescaladas, llegadas inéditas o etapas de pavé, como en los dos últimos años. Una tónica conservadora y ajena a la variación de formatos.

Recorrido del Tour de Francia 2015

Recorrido del Tour de Francia 2015

Pero parece que algo está cambiando en el Tour. Las audiencias, los sponsors o tal vez la propia evolución del ciclismo, han llevado a ASO a diseñar un recorrido distinto, algo transgresor,  para 2015, que no ha dejado indiferente a nadie. Lo primero que llama la atención es la reducción de los kilómetros contrarreloj a los 13,700 de la primera jornada. Algo insólito y cuanto menos sorprendente. Bien es conocida la falta de atractivo de estas etapas para las audiencias de televisión a pesar de tratarse de jornadas decisivas para la clasificación de la carrera. Ciclistas, como Crhis Fromme, a los que les beneficia esta especialidad mostraron su descontento y amagaron con no estar en la línea de salida de Utrecht, aunque finalmente, de entrada, estarán todos los gallos del corral, algo que en 2014 no se logró. No obstante, hay que añadir otros 28 kms. contra el crono, que se disputarán por equipos, en la 9ª jornada, antecediendo al bloque pirenaico, previa jornada de descanso.

En segundo lugar, parece que se instaura una etapa de pavé, pues éste será el tercer año consecutivo que se incluye. Esta vez siete tramos que suman los mismos kilómetros que contra el crono; será la 4ª etapa, la que une las localidades de Seraing (en la que hace 20 años, tras la primera crono larga, Miguel Induráin se enfundó el primer maillot amarillo de aquella edición, en la que lograría su quinta victoria consecutiva en el Tour) y Cambrai.

Como tercera novedad, se han incluido finales en alto, más allá de las etapas pirenaicas y alpinas. En la 3ª etapa, con llegada en el Muro de Huy, 1,3 kms. al 9,6%, que seguro que Alejandro Valverde y Purito ya tienen marcada en el calendario. En la 8ª etapa les aguarda el Muro de Bretagne y en la 13ª el alto de Mende (otro guiño al Tour de 1995) con dos kilómetros, antes del último, con rampas de entre el 10 y el 11%.

En Pirineos, tres llegadas en alto (La Pierre Saint Martin, Cauterest y Plateau de Beille) con perfiles típicos, pero con una llegada descafeinada a Cauterest y jornadas que no superan, en ningún caso, los 200 kms. En la etapa con final en Plateau de Beille, se ascenderá el Aspet, que servirá para homenajear al fallecido Fabio Casartelli en la edición de 1995.

Las cuatro jornadas alpinas contarán con tres llegadas en alto, en las cimas de Pra-Loup, La Toussuire y Alpe-D´Huez. Etapas cortas que, entre las tres,  cuentan con una distancia media de 136 kms. por jornada. Estrategia que ya usó el Tour en 2014 en las etapas de Saint-Lary-Soulan y Hautacam. Etapas cortas para el último bloque montañoso con lo que la organización  quiere que haya espectáculo hasta el final, más cuando, en 2015, el mítico Alpe-D´Huez será protagonista en la penúltima jornada, otro aliciente más para una etapa que puede ser épica.

En resumidas cuentas: nueve llegadas en alto, siete etapas de alta montaña, una de pavé, sólo 13 kms. de lucha contra el crono individual y todas las figuras del panorama ciclista internacional luchando por la victoria, son los principales ingredientes para un Tour que se adelanta más que apasionante. Un coctel que a muchos les gusta y a otros no tanto. Las críticas por el carácter conservador en el diseño de los recorridos del Tour, se han tornado en cuestionar las innovaciones introducidas en el recorrido de 2015. Hay tantos defensores como detractores. Lo que nadie puede discutir es que el espectáculo está asegurado.

AUTOR: David Sánchez Sáez (@Sanchez_Saez)