Cancellara se regala moral para Milano-Sanremo

Llegó a ser imbatible. Durante años no hubo ni rival ni reloj que pudiera con Fabian Cancellara en la contrarreloj. Sumaba triunfos y Campeonatos del Mundo de la especialidad con la suficiencia del que se siente superior. Del favorito que lo es y que no falla, pase lo que pase. Pero aquello ya pasó a la historia. La aparición de bestias como Wiggins (Sky) o Tony Martin (entonces Omega Pharma-Quick Step) y de jóvenes como Malori (Movistar Team) o Phinney (BMC), además del desgaste del paso de los años –el 18 de marzo de 2015 cumple 34- y de la reducción de objetivos a las clasicas de Flandes, nos habían hecho olvidar que el suizo había sido el mejor. Y es que, si no tenemos en cuenta el Campeonato Nacional suizo contra el reloj del pasado año en el que apenas tuvo oposición debida a la baja inscripción y el nivel general de los rivales, Cancellara no ganaba una contrarreloj desde aquella de Tarazona en la Vuelta a España 2013, cuando su equipo aún se llamaba Leopard-Trek. Tras aquello, Martin y Wiggins dieron buena cuenta de él en el Mundial de Florencia y en 2014 no lograba batir a nadie contra el reloj, lo que le llevaba a ni siquiera participar en el Campeonato del Mundo de Ponferrada.

Cancellara Tirreno 2015

Cancellara, vencedor de la CRI final de Tirreno

Pero 2015 iba a comenzar de otra forma. Con ilusiones renovadas, Cancellara confirmaba que en éstas sus últimas temporadas en activo se iba a dedicar a darlo todo en cada carrera, respetando sus objetivos principales, pero saliendo a ganar y no a “entrenar con dorsal”. Por eso le dolió más que Terpstra (Etixx-Quick Step) le batiera en la CRI de Qatar y que Malori hiciera lo propio en la prueba inicial de Tirreno-Adriático. Sólo un buen triunfo al sprint en Omán le había servido como subida de moral de cara a la ya muy cercana Milano-Sanremo. Una trayectoria similar a la de otro favorito –Sagan (Tinkoff-Saxo)- que rompía su mala racha justo antes de la Classicissima. Por eso Cancellara no iba a ser menos. Tenía que darlo todo. Tenía que demostrar a todo el mundo que no será uno de esos veteranos que se limitan a aportar su experiencia en el grupo sin meterse en la lucha. Él no puede pasar desapercibido. No debe hacerlo. Y el primer objetivo era batir a Malori, su último verdugo. Cancellara lograba vencer la contrarreloj final en la fiesta de un Quintana (Movistar Team) que se hacía con el tridente que todos esperaban para Contador (Tinkoff-Saxo), Nibali (Astana) o un Froome (Sky) que no apareció por la Corsa dei due Mare. Y lo hacía además aportando su trabajo para que su compañero Mollema se aupara hasta la segunda plaza del podio final.

Sin duda, un golpe de moral necesario para un Cancellara que volverá a ser gran favorito en la Milano-Sanremo dentro de unos días y que también lo seguirá siendo en todas las contrarrelojes en las que tome parte. Porque él ya es una leyenda del ciclismo. Y las leyendas nunca se rinden.

Autor: Miguel Ángel Zapatera Blázquez (@Zapa9MFS)

Anuncios

Publicado el 18 marzo, 2015 en NOTICIAS UCI WORLD TOUR y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: