El pavés que impulsó a Nibali

En el pasado Tour de Francia, pudimos disfrutar de uno de las mejores momentos que se recuerdan en los últimos años.

El 9 de julio llegó la etapa más temida, aquella que nos hizo trasladarnos hasta la primavera: la de los tramos adoquinados. La lluvia acompañó a la carrera durante muchos días, pero esa jornada se notó aún más, ya que resultó ser una dificultad añadida. Se produjeron numerosas caídas, entre las que destacaría la de Chris Froome. Tuvo que subirse al coche porque llegó un momento en el que no podía prácticamente ni articular sus manos. No fue su primera caída en la pasada edición pero sí la que le obligó a despedirse. El espectáculo acababa de perder a uno de sus mejores hombres, que tenía muchas papeletas de subir al podio por tercer año consecutivo. Mientras tanto, la carrera estaba controlada por el Astana, equipo del líder (Nibali). Un conjunto que contaba con poca experiencia en la clásica más famosa de estas características, la París-Roubaix.

Vincenzo Nibali demostró por qué era el más fuerte

El ‘Tiburón’, que rebosaba valentía, decidió asumir el riesgo y se marchó junto a sus compañeros Westra y Fuglsang. Algunos caza-etapas se unieron a ellos, mientras que los favoritos para la general prefirieron ser más precavidos. Cancellara parecía que iba a sorprender a todos con un duro ataque que finalmente no se produjo. Fuglsang, Boom y Nibali se marcharon en solitario. El equipo kazajo tenía clara la idea, y no era otra que distanciar a sus rivales, aunque no iban a renunciar al triunfo de etapa. Lars Boom lanzó un demarraje al que nadie pudo dar continuidad y se adjudicó una jornada para la historia. Sin embargo, quizás todos nos acordemos más de la valentía mostrada por el que sería el futuro ganador del Tour de Francia que por la victoria del holandés. El italiano amplió diferencias en la general con sus rivales más directos. Alberto Contador y Alejandro Valverde, los mejores españoles, cedieron demasiado tiempo. Fue una lástima que el de Pinto tuviera que poner pie a tierra días más tarde.

En aquella etapa, se recorrieron muchos tramos de pavés, que provocaron averías, caídas, pero sobre todo muchísima tensión entre los corredores. Fue un día que pasó a la historia por la manera de correr por parte del conjunto Astaná. Su director, Alexandre Vinokourov, había hecho unas declaraciones públicas, previas al Tour, en las que criticaba a su líder, algo que le sirvió a este último para emplearse a fondo y llevarse el preciado maillot amarillo en París.

La edición de 2015 también contará con tramos de pavés, en los que el espectáculo jugará un papel determinante en la victoria final. También tendrá menos kilómetros de contrarreloj y más finales en alto, lo cual parece que podrá beneficiar a ciclistas que les gusta ir al ataque. Es un gran paso para seguir enganchando al espectador a la que probablemente sea la mejor competición veraniega deportiva, con permiso de las olimpiadas cuando las hay.

Si deseas descubrir el recorrido oficial del Tour de Francia 2015, tan sólo tienes que pinchar AQUÍ.

 

AUTOR: Uiso Crespo (@uiso10)

 

Anuncios

Publicado el 16 noviembre, 2014 en ANÁLISIS y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: